3 jul. 2018

Smash cake

Un smash cake es una sesión fotográfica que se le hace a un bebé, al cumplir su primer añito, comiendo una tarta él solito. Hace poco una lectora del blog me pidió que publicáramos un tutorial sobre cómo preparar un smash cake y me pareció una idea fantástica 😊 Tuve que esperar a "conseguir" un bebé, porque los hijos de mis amigas, igual que mi hijo, están ya creciditos. Finalmente la protagonista fue Olivia, la hija de la compañera de trabajo de una amiga mía.

sesión smash cake

Lo primero cuando vamos a hacer un smash cake es decidir los colores. Os aconsejo elegir dos o tres colores. En este caso fueron rosa y dorado.

¿Qué necesitamos para preparar el smash cake?
  • Un molde bonito para la tarta, como este en forma de cupcake gigante. Más abajo os pongo la receta que hicimos.
  • Globos: es lo más sencillo para animar el fondo. Por una parte se compran los globos y por otra parte se paga que inflen cada uno (2 € / globo en Belros o Party Fiesta). Les quité las cintas que les pusieron para sustituirlas por hilo blanco, del de coser, que pegué al suelo con celo.
  • Ropita para el bebé: la mamá de Olivia le compró esta coronita en Amazon y este tutú también en Amazon.
La camiseta es de Primark, una camiseta básica blanca baratísima, a la que le puse un vinilo textil metalizado que preparé con la Silhouette y que se pega a la camiseta planchando.

smash cake

Lo ideal es tomar las fotos con luz natural en la zona mejor iluminada de la casa. Donde yo las tomé la pared tenía un mueble, así que puse unos visillos blancos (puede ser también una sábana) para taparlo. Si la luz es muy fuerte y produce sombras, conviene usar un difusor o una sábana blanca para suavizarla. Y si la luz entra de lado, conviene poner un reflector (plateado) en el lado contrario para que la iluminación sea más homogénea y también para evitar sombras.

como hacer un smash cake

Receta de la tarta para el smash cake:

Bizcocho cuatro cuartos:
425 g mantequilla a temperatura ambiente
425 g azúcar
2 cucharaditas vainilla en pasta o esencia
425 g huevos medianos (8 uds)
425 g harina normal (floja)
9 g de levadura química (tipo Royal)
4 cucharaditas de leche

Precalentar el horno a 180ºC. Engrasar el molde.
Mezclar la mantequilla con el azúcar con palas planas.
Añadir la vainilla y batir durante 5 minutos a velocidad media.
Añadir los huevos de uno en uno mientras se bate a velocidad baja.
Cuando estén integrados los huevos, incorporar la  harina en tres veces.
Añadir la leche y batir lentamente hasta que esté homogéneo.
Dividir la mezcla mezcla por la mitad. Con una mitad llenar el molde superior dejando 1,5 cm hasta el borde. Poner la otra mitad en el molde de la base.
Hornear 40 ó 50 minutos.
Dejar enfriar durante 20 minutos en el molde, pasar a una rejilla y dejar enfriar totalmente. Colocar de nuevo dentro del molde para recortarles la "barriga" con un cuchillo largo de sierra siguiendo los bordes del molde.

Buttercream:
375 g mantequilla a temperatura ambiente
400 g icing sugar tamizado
Opcional: colorante alimentario en gel.

Batir la mantequilla con palas planas a velocidad 4 durante 8 minutos.
Añadir el resto de ingredientes y batir de nuevo con palas planas a velocidad 4 durante 6 minutos.
Separar 300 g por un lado para la base y 475 g por otro lado para la parte superior. Teñir con colorante si se desea.
Lo mejor es decorar la base directamente sobre el plato o stand que se vaya a utilizar. Se pueden poner trocitos de papel albal debajo para que no se manche, retirándolos una vez decorado, o se puede limpiar con cuidado al terminar con una servilleta o un trapo de cocina.
Con el buttercream de la base se unta primero una capa fina (llamada "cubre migas") con una espátula alargada y lisa de cocina tanto por los lados como por arriba. Y se deja enfriar en la nevera. Y luego se unta una capa más gruesa por los lados. Yo hice las ondas con una cucharita pequeña, presionando ligeramente por la parte convexa.
Se coloca el bizcocho superior encima del que acabamos de decorar. Y con el buttercream de arriba se unta primero una capa fina también con la espátula alargada. Esta vez no hace falta ponerlo en la nevera, directamente se pasa el buttercream restante a una manga desechable con una boquilla rizada (yo usé la 1M de Wilton) y se van haciendo rosetones comenzando por uno arriba del todo, en el centro, y bajando luego hacia abajo.

Trucos / consejos / comentarios:

Al comienzo de la sesión de smash cake, Olivia intentaba a toda costa tocar la tarta. Como queríamos alguna foto con la tarta intacta, sus papás la distrajeron con un globo. También funcionó muy bien cantar "cumpleaños feliz" y jugar a "¿qué hace (el animal que sea)?". Cuando por fin le dejamos tocar la tarta, no le hizo gracia pringarse las manos con el buttercream, así que retiré un trozo con una cuchara y al ver el bizcocho se animó a tocarla de nuevo y a comer. Pero no fue muy golosa y no acabó tan pringada de tarta como otros niños en sus smash cake.

El suelo de la zona donde tomamos la foto es muy bonito y luminoso. Si el vuestro no os gusta para las fotos, podéis poner una tela a modo de moqueta.

1 comentario:

Lucia Vilaplana dijo...

Me ha parecido una idea genial,la niña es una preciosidad, comos siempre , como todo lo que haceis de un gusto exquisito.
Felicidades!!!