26 oct 2020

Cheesecake de cacahuete

Cheesecake cacahuetes

Ingredientes:

Base:
250 g galletas Digestive
90 g mantequilla de cacahuete

Relleno:
14 g gelatina en polvo
70 g agua fría
240 g nata para montar fría
85 g de azúcar glas
565 g queso crema Philadelphia normal
1 cucharadita de vainilla en pasta
200 g mantequilla de cacahuete

Cobertura:
200 g crema de cacahuete

Preparación:

Base:
Triturar las galletas Digestive, nosotros lo hicimos con la Thermomix.
Fundir la mantequilla al baño María y añadirla a las galleta trituradas. Remover hasta que esté homogéneo.
Utilizar un molde de 23 cm, a ser posible desmontable de los que llevan una pinza en el lateral. Ponerle papel de hornear en la base o, mejor aún, un disco de cartón (resultará más fácil sacar el cheesecake del molde una vez hecho). Colocar la mezcla en la base del molde, presionando con los dedos y dejar en la nevera mientras hacemos el relleno.

Relleno:
Mezclar la gelatina en polvo y el agua en un vaso. Dejar reposar 10 minutos.
Montar la nata hasta que se formen picos blandos. Añadir el azúcar y batir 20 segundos más.
Batir el queso, la vainilla y la mantequilla de cacahuetes hasta que estén suaves y lisos. Si se hace en robot de cocina utilizar las palas planas y batir a velocidad lenta, para que no entre aire. Añadir la nata poco a poco, removiendo a velocidad lenta hasta que la crema esté homogénea.
Poner el vaso con gelatina en el microondas durante 15 segundos. Esperar un par de minutos para que no esté tan caliente y añadir unas cucharadas de la gelatina en la mezcla anterior. Remover suavemente hasta que se combinen. Verter el resto y mezclar de nuevo.
Verter en el molde, alisar la superficie con una espátula de cocina y dejar en el congelador 30 minutos.

Cobertura:
Extender sobre el pastel (dentro del molde).


Dejar el pastel en la nevera al menos 6 horas antes de desmoldar y servir.

Trucos / consejos / comentarios:

Este cheesecake es una versión del que hicimos de galletas Lotus. Nos gustó tantísimo que quería hacerlo con sabor a cacahuetes. No quise ni ponerle chocolate porque, aunque combina genial con el cacahuete, quería que este sabor fuera el único protagonista. Y es que me chiflan los cacahuetes. Ha quedado increíble: tiene un sabor intenso y una consistencia cremosa con el crujiente de los trocitos caramelizados de la cobertura.

1 comentario:

MásQueRopa dijo...

Woww q delicia 💕💕