16 oct. 2019

Receta de berlinas


berlinas caseras

Ingredientes para 12 bollos:

Bollo:
40 g kéfir
80 g agua
80 g yemas
310 g harina normal (= floja)
4 g levadura panadera seca (o 12 g de levadura panadera fresca)
6 g sal
30 g azúcar normal
50 g mantequilla más bien fresca

Relleno:
500 g nata líquida para montar
200 g queso mascarpone
Azúcar lustre al gusto
Mermelada al gusto

Elaboración:

Bollo:
Poner el kéfir, el agua, las yemas, la harina y la levadura en el cuenco del robot de cocina y mezclar con el gancho de masa a baja velocidad durante 3 minutos.
Añadir la sal y el azúcar y mezclar a velocidad baja durante otro minuto.
Añadir la mantequilla en cubitos y mezclar a velocidad baja hasta que la masa comience a pegarse a los lados del cuenco (10 ó 15 minutos). Debe ser una masa suave y brillante.
Formar una bola con la masa y colocarla en un cuenco. Cubrir con film y dejar levar en un lugar cálido (entre 24 y 28ºC) durante 1 hora.
Espolvorear la superficie de trabajo con harina y extender la masa a un grosor de unos 7 mm. Cortar círculos con un diámetro de 8cm, cubrir con papel de film y dejar levar en un lugar cálido durante otra hora.
Verter aceite de girasol en la sartén, calentar a 160ºC y freír uno a uno, dejando cada lado hasta que esté dorado antes de darle la vuelta.
Sacar de la sartén con una espumadera y colocar sobre papel de cocina para que absorba el aceite sobrante. Dejar enfriar un poco antes de rellenar.

Relleno:
Poner la nata y el queso bien fríos en el robot de cocina y batir con el accesorio de varillas a velocidad máxima hasta que empiece a espesar. Añadir el azúcar y volver a batir, al principio a velocidad lenta, subir a velocidad alta y terminar de montar.
Pasar la crema a una manga pastelera con boquilla alargad. Poner en otra manga con boquilla la mermelada. Clavar la boquilla en un lateral del bollo y rellenar primero en la parte superior con la mermelada y luego, por el mismo agujero, rellenar con la crema.

Trucos / consejos / comentarios:

Las berlinas o berlinesas son un dulce tradicional alemán, donde se llaman "Berliner Pfannkuchen", que significa "pastel a la sartén berlinés". En Austria y el sur de Alemania se les llama "Krapfen".

Vi la receta en la cuenta de Instagram de Vicky Bakery. Nos ha encantado: queda un bollo muy tierno, se infla muchísimo durante el levado y sobre todo al freírlo, a pesar de ser frito no resulta pesado porque el aceite no penetra y tiene un sabor suave que pega con cualquier relleno dulce.

Cuando pongáis a levar los bollos, podéis ponerlos encima de cuadrados de papel de hornear. Así cuando vayáis a freírlos podéis pasarlos a la sartén con el papel y retirarlo cuando se despegue sólo.

3 comentarios:

Fely dijo...

riquísimas estas berlinas. besinos

Norma2 dijo...

Te cuento que por aquí las llamamos "bolas de fraile" y el dicho popular las llama "suspiros de monja. Generalmente se rellenan con (o no) dulce de membrillo.
Cariños desde Argentina

Lauripenny dijo...

Julia, podemos substituir el Kéfir por otro ingrediente, ¿en qué cantidad? Gracias