2 ene. 2014

Bollos con cardamomo ("semlor")


Ingredientes:


Masa:
450 g harina de fuerza
200 g leche
70 g azúcar
1 huevo
50 g mantequilla
12 g levadura fresca
5 g sal
1 cucharadita de cardamomo recién molido

Relleno:
125 g almendra molida
100 g azúcar
65 g leche

Huevo para pincelar
Azúcar glas para decorar
200 g de nata montada


















Para el relleno: disolver el azúcar en la leche y mezclarlo con la almendra molida, trabajándolo hasta obtener una pasta. Reservar.

Para la masa: calentar la leche y derretir en ella la mantequilla. Cuando la leche esté tibia (sin pasar de 37º C), incorporar el resto de los ingredientes. La masa se pegará un poco a las manos nada más mezclarla. Pero en cuanto se pase a la mesa y se empiece a amasar, resultará fácil de trabajar. Plegarla sobre sí misma y hacerla rodar; repetir este amasado durante unos 8 ó 10 minutos, hasta que la masa esté lisa y brillante. Dejar que fermente cubierta con un paño hasta que doble su volumen. Dividir la masa en unas 8 porciones de 100 g y formar bolas, haciéndolas girar con rapidez con una mano sobre la otra o sobre la mesa. Con la mano superior, formar una especie de jaula para que la bola no se escape, y hacerla rodar rápidamente sobre un eje imaginario, hasta que tenga una superficie lisa y un recogido en forma de espiral en la parte inferior. Ponerlas sobre una hoja de papel de hornear separadas al menos unos cinco centímetros, para que tengan suficiente espacio para crecer al fermentar. Dejar que fermenten durante 2 horas, hasta que casi hayan duplicado su volumen y estén muy esponjosas. Pincelarlas con huevo y hornearlas unos 10 minutos a 230º C (si se doran mucho, bajar la temperatura a 200º C y taparlas con un poco de papel de aluminio).

Una vez fríos, cortar una tapa a los bollos, retirar un poco de la miga y rellenar con una cucharada sopera bien colmada de relleno. Añadir un capa de nata montada de unos 2 o 3 cm de espesor, colocar la tapa del bollo y espolvorear con azúcar glas. Se pueden comer tal cual o remojados en leche caliente.


Trucos / consejos / comentarios:

Esta receta es del fantástico libro "Pan casero" de Ibán Yarza. Se trata de unos bollos nórdicos llamados "semlor" que se comen remojados en leche caliente. A mí me ha recordado al roscón de Reyes: el cardamomo le da un sabor parecido al del agua de azahar. El relleno está tremendamente rico y combinado con la nata... hmmmm... me faltan las palabras.


Durante la sesión fotográfica me comí dos, porque cuando pruebas uno ya no puedes parar. Los repetiremos sin duda :-)

9 comentarios:

Lorelai dijo...

Que buenos tienen que estar y oler, porque el cardamomo le da un toque único. Y encima rellenos de nata... creo que son los bollos de mis sueños, jajaja.

Besos

Raquel Rodriguez dijo...

Q buena pintaaaaa! Me apuntó la receta !!

BSS
Ra

Fani Puntodenieve dijo...

Pero qué pintabas!! Te han quedado perfectos! Súper esponjosos y tiernos! Tomo nota de la receta
Un beso y feliz año!!

iRecetas dijo...

Que pinta! me recuerdan un poquito a los bollos de mantequilla de Bilbao, cómo los hecho de menos!!
A ver si los pruebo a hacer en casa.
Un besote, y feliz año nuevo!! :)
http://airecetas.blogspot.com.es

BlauKitchen dijo...

Wow que bollitos mas apetecibles! se ven fantásticos!
Un beso preciosa

Margit dijo...

¡¡¡Qué pinta!!!

wendy dijo...

Que pinta mas buena!!!! y me chifla el cardamomo y la lima keffir y el lemon grass. Ahhh!!! tengo lemon grass en pasta seguramente le agrege un poco, te cuento . Super Feliz año nuevo!!!!

Pilar dijo...

Madre mía, qué pintaza tienen! No me extraña que te comieras dos mientras hacías las fotos. Y pocos me parecen porque yo habría acabado con todos sin ninguna piedad. Feliz 2014!

cookilineas dijo...

Gracias por la receta, tiene una aspecto riquiiiiiiisimo