10 ago. 2010

Sorbete de mango

  
Ingredientes:

2 mangos grandes, maduros
El zumo de 1 limón
1 pizca de sal
100 g de azúcar
3 cucharadas de agua






Pelar los mangos, sosteniéndolos sobre un cuenco para recoger el jugo que caiga. Quitarles el hueso y poner la pulpa en la batidora o Thermomix. Añadir el jugo recogido, el zumo del limón y l sal y batir hasta obtener un puré (en Thermomix: 1 mi. vel.5, 1 mi. vel.7, 1 mi. vel.9). Colar sobre el cuenco.
Poner el azúcar con el agua en un cazo de base gruesa y calentar a fuego lento (en Vitro a 2,5 sobre 9), removiendo, hasta que se haya disuelto. Llevar a ebullición, sin remover, retirar del fuego y dejarlo enfriar un poco.
Añadir el almíbar al puré de mango y mezclarlo bien. Dejarlo enfriar y tenerlo 2 horas en la nevera. Luego a la heladera durante 20 ó 30 minutos y por último al congelador. Si no se tiene heladera, ponerlo en el congelador, sin tapar, de 3 a 4 horas o hasta que esté pastoso; pasar a un cuenco y batir para romper los cristales de hielo; al congelador otras 3 ó 4 horas o hasta que endurezca y después tapar.


Trucos / consejos / comentarios:

Preparamos este helado el domingo pasado y es uno de los más buenos que he tomado en mi vida. Y no me refiero a los hechos por nosotros, sino a todos los que he probado jamás. Cierto es que me encanta el mango y que los que compramos para el helado eran increíbles (no siempre se encuentran tan buenos), tenían un olor delicioso incluso antes de pelarlos. De hecho estaban tan dulces que habríamos podido ponerle menos azúcar a la receta.

Y es de cremoso... y eso que no lleva nata ni leche, en realidad es un sorbete (no helado), pero en cremosidad gana a cualquier helado: recién sacado del congelador se puede servir uno directamente con una cuchara, sin necesidad ni de apretar.

Y apenas lleva tiempo prepararlo: la próxima vez haré el doble de cantidad porque, ya que está congelado y aguanta muchísimo tiempo, prefiero tenerlo listo para tomar para una temporada.

Cuando disolví el azúcar en el agua a fuego lento, pasé un pincel de cocina humedecido por los bordes para retirar los cristales de azúcar que no se habían fundido, ya que he leído en algunas recetas que en caso contrario el resto puedo cristalizar, y prefiero no arriesgarme.

No hay comentarios: